BARRA AZUL

Cuando uno esta estudiando arte, y es básicamente un novato; es muy bueno comenzar por hacerse de un bagaje de conocimiento, lo suficientemente firme como para poder plasmar en nuestras obras lo que sentimos, sin las limitaciones técnicas por ignorar los procedimientos lógicos de un material determinado.

Es por ello que en esta sección estoy tratando de incorporar un compendio de técnicas básicas y no tanto, para aquellos que recién comienzan con este mundo tan especial que es el arte.

La Pintura al Óleo

Pintura al óleo, arte de aplicar colores disueltos en aceites secantes sobre una superficie para crear un cuadro. La pintura al óleo se desarrolló en Europa a finales de la edad media y gozó de gran aceptación por su mayor simplicidad de manejo y las posibilidades más amplias que ofrecía, en contraste con los agentes aglutinantes existentes a la sazón, como la cera de la encáustica, el huevo del temple, la goma arábiga de la acuarela y los de la pintura al fresco. La pintura al óleo se seca relativamente despacio con poca alteración del color, lo que permite igualar, mezclar o degradar los tonos y hacer correcciones con facilidad. El pintor no está limitado a las pinceladas lineales, sino que puede aplicar veladuras, aguadas, manchas, vaporizaciones o empastes (pigmentos muy espesos). El artista es libre de cambiar y de improvisar sin verse restringido a un dibujo preparado de antemano. El óleo permite obtener efectos de gran riqueza con el color, los contrastes tonales y el claroscuro.

Materiales y Técnicas

En la actualidad, casi todos los artistas utilizan materiales comerciales, aunque quedan algunos que prefieren preparar sus propias pinturas al estilo tradicional. La pintura al óleo se compone de pigmentos molidos mezclados con un aceite que se seca al estar expuesto al aire. Los pigmentos, o polvos de color, deben ser insolubles, insensibles a la decoloración y químicamente inertes. El aceite suele ser de linaza pero puede ser de adormidera o de nogal. A veces se añade barniz a la mezcla y luego se tritura, resultando una pasta cremosa y espesa que se envasa en tubos flexibles.

 

La superficie pictórica consiste en un soporte, que puede ser una tabla o un panel compuesto, o más frecuentemente, una tela de lino, algodón o yute tensada en un bastidor o encolada a una tabla. El soporte va cubierto con una preparación, hecha con una fina capa de yeso y cola o apresto. La preparación hace que el soporte sea menos absorbente y proporciona una superficie pictórica que no es ni muy áspera ni muy suave; puede ser blanca aunque generalmente se aplica encima una capa de color, que suele ser gris, castaño oscuro o rojiza.

 

Para pintar al óleo se procede, tradicionalmente, por etapas. En primer lugar se bosqueja el dibujo sobre la preparación a lápiz o a carboncillo, o con pintura diluida en trementina. Después se rellenan las amplias zonas de color con una pintura fluida, y se van refinando y corrigiendo sucesivamente con pintura más espesa a la que se añade óleo y aceite. Normalmente se usan pinceles de cerdas duras, aunque se pueden utilizar brochas más suaves de pelo de tejón o de marta; también se puede emplear una paleta o espátula ancha y flexible, o los dedos. Este proceso puede durar desde pocos días hasta meses o incluso años.

Una vez seca la pintura, se barniza para protegerla de la suciedad y para dar más vida a los colores. Todos los barnices terminan por oscurecerse, por lo que deben ser de fácil eliminación para volverlos a aplicar.

Un poco de Historia

Antes se creía que la pintura al óleo había sido inventada por el pintor flamenco Jan van Eyck a principios del siglo XV, pero hoy se sabe que ya existía con anterioridad. Van Eyck investigó esta técnica dentro de los convencionalismos lineales del temple, haciendo un dibujo detallado en una tabla cubierta de yeso y aplicando sucesivas capas de veladuras de óleo transparentes. En Italia, el pintor siciliano Antonello da Messina popularizó esta técnica, de la que se aprovecharon los pintores del renacimiento. Los venecianos dieron el siguiente paso de pintar sobre lienzo, con el que se conseguía una superficie mucho más grande y permitía además enrollarlo para facilitar el transporte. Desarrollaron un estilo más libre basado en una pintura subyacente, monocroma y tosca realizada al temple, a la que se le añadían veladuras oleosas. Los pintores holandeses como Rembrandt y Frans Hals y el pintor español Diego Velázquez hicieron ensayos con la aplicación de empastes. Los artistas más ortodoxos de los siglos XVIII y XIX hacían la pintura subyacente en óleo negro y gris, y después repintaban en color. Sin embargo, la gama de colores era limitada y muchos se han desvanecido. Toda la obra se llevaba a cabo en el taller.

Estilos dentro de la pintura al óleo

El óleo es el más versátil de todos los materiales pictóricos. Estos cuadros ilustran diferentes formas de trabajar el óleo: en la representación realista de una escena, en la explotación de luces y sombras para dar dramatismo a la composición, en expresivas combinaciones cromáticas y en amplias capas para expresar determinadas atmósferas.


La variedad de estilos se expresa en artistas tan dispares como: Turner, Van Gogh, Jackson Pollock, Paulus Rubens, Rembrandt, Jacques-Louis David.

 

 

Oath of Horati Jacques Louis David



El baño de Bathsheba


vincent van gogh

El Acrílico

Las pinturas con acrílicos están hechas en base a una técnica que emplea los mismos pigmentos utilizados en el óleo o acuarela, la diferencia aquí es que éstos se diluyen en un aglutinante acrílico compuesto por resina sintética. Como característica principal de este tipo de obras, decimos que es muy fácil trabajarlas debido a que el acrílico se seca rápidamente brindándole a la superficie pintada un acabado mate muy particular. Este material ofrece muchas más ventajas con respecto a otros que se emplean en el medio tales como agregar más pintura a la superficie ya trabajada, utilizando incluso una técnica diferente; el acrílico es estable, resistente a la oxidación, eso explica por qué las pinturas con acrílico poseen una mayor vida útil. A diferencia del óleo, el acrílico permite empastes de mejor resistencia, el primero, con el paso de los años tiende a cuartearse; puede trabajarse sobre cualquier superficie que sea absorbente de forma directa o como imprimación. Se cree que las pinturas con acrílico pertenecen al período de arte contemporáneo, teniendo su auge en la década del 50’ en el ámbito americano del expresionismo abstracto, sus practicantes más fieles fueron Pollock y Rothko.

Un poco de Historia

Suele llamarse acrílico a cualquier pintura en donde el pigmento esté combinado con una resina sintética, de todas maneras los artistas emplean el término independientemente de si la resina es realmente acrílica o no. El desarrollo de la pintura con acrílico como un medio artístico tuvo lugar en los años 20’, para ese entonces un grupo de pintores mexicanos, en especial José Clemente Orozco, Diego Rivera y David Alfaro Sequeiros deseaban pintar grandes murales para edificios públicos, muchos de estos muros estaban al aire libre.

Se dieron cuenta de que utilizar óleos no sería posible debido a su corta expectativa de vida y por eso trataron con el fresco, pero tampoco resultó. Se necesitaba un tipo de pintura que secase de forma rápida y no se viera alterada por los cambios climáticos; el material que ellos estaban buscando existía ya desde hace tiempo pero se utilizaba únicamente en el plano industrial, nos referimos a las resinas plásticas.

Así fue como tuvo origen la pintura con acrílico, se comenzó a buscar colores de aplicación artística; los pigmentos eran los mismos que los pintores utilizaban solo que ahora se agregaban los polimerizados para poder aglutinarlos.

El término polímero alude a la unión de moléculas pequeñas e idénticas para formar una más grande, lo que hace que posea como propiedad fundamental una gran resistencia. Se desarrollaron entonces dos resinas sintéticas adaptadas para ser utilizadas en la rama del arte: el acetato de polivinilo y la resina acrílica. Estas últimas se logra a partir de ácidos acrílicos y metacrilatos; la gran importancia de las pinturas con acrílico es que éstas una vez finalizadas se secan instantáneamente y una vez que esto ocurre se le permite al artistas añadir más pintura a la superficie.

En los años 50’ fue cuando las pinturas con acrílicos alcanzaron su gran auge en el mercado, particularmente en los Estados Unidos; también surgieron nuevas técnicas artísticas originadas por Noland, Pollock, Rothko y Motherwell. Estos pintores aplicaban sus colores de diferentes maneras; Pollock, por ejemplo, utilizaba una gran cantidad de veladuras e impasto, Nolan construía áreas uniformes de color con contornos definidos; Rothko, por su parte, manchaba enormes tableros con lavados delgados y transparentes.

Obras realizadas con acrílico:



;




Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su página web:
Su mensaje:


relojes web gratis

Hoy habia 1 visitantes (4 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=